FANDOM



Un sistema distribuido puede verse como un sistema formado por varios computadores haciendo algo conjuntamente, de lo que se desprenden tres características inmediatas:

- Compuesto por múltiples computadores. Un sistema distribuido está compuesto de más de un sistema independiente, cada uno con una o más CPU, memoria local, memoria secundaria (discos) y, en general, conexiones con periféricos de acceso inmediato (en línea).

- Hay interconexión entre ellos. Parece claro que si varios computadores distintos van a colaborar en la realización de tareas, deben comunicarse y sincronizarse entre ellos, por lo que debe haber alguna línea o red de interconexión.

- Tienen un estado compartido. Si los computadores realizan un trabajo conjuntamente, deben mantener un estado compartido, es decir, todos los computadores tienen la misma visión del estado del sistema distribuido (tablas, bases de datos del sistema, de servidores, y más).

Pero la construcción de un sistema distribuido que se comporte según esperan los usuarios, va a requerir considerar otro conjunto de características que se pueden resumir en estas dos: Consistencia y Transparencia.

La consistencia es una necesidad imperativa, pues sin ella, simplemente es que el sistema no funciona. La transparencia, caracteriza especialmente a los sistemas distribuidos, su ausencia no impide que el sistema funcione; no obstante, es una característica deseable, de tal manera que cuanto más transparente sea un sistema distribuido, más lo podemos considerar como tal.